Cáncer de piel en los perros

Normalmente, las células nacen, se dividen, envejecen o se dañan y mueren. Pero hay veces estas células dañadas y viejas se reproducen sin control formando unas masas de tejido que pueden ser: benignas, que es cuando se reproducen rápidamente pero no invaden otros tejidos, y malignas que es cuando si invaden otros órganos (metástasis) convirtiéndose en cáncer.

Hay muchos tipos de cáncer pero hoy vamos a hablar del de piel, el cual se da por la formación de carcinomas en la capa más superficial de la piel. Este tipo de cáncer es muy común en perros que se encuentran expuestos frecuentemente al sol. Hay algunas razas que están más predispuestas a padecer esta enfermedad como: terrier, bull terrier, bóxer, dálmata, pug, labrador, etc. Al igual que los perros de pelo corto, claro y de mediana a avanzada edad. También pueden verse más afectados los machos, ya que en las hembras es más común la mastitis (cáncer en las mamas).

¿Cómo podemos detectar esta enfermedad?

Podemos detectar algunos síntomas de esta enfermedad cuando observamos:

-Masas blancas en la capa externa de la piel
-Protuberancias
-Inflamación de los ganglios
-Llagas o laceraciones que no curan y sangran con frecuencia
-Cambios notorios en el color del pelaje
-Inapetencia
-Debilidad
-En algunas ocasiones cuando el cáncer empieza a invadir otros órganos el perro puede perder el control de los esfínteres, presentar problemas para respirar, una pérdida de peso notable, cojera, entre otros.

Tratamiento

El tratamiento más usado para esta enfermedad es la extirpación quirúrgica, consiste en retirar el tumor por medio de cirugía. Cuando el cáncer ya ha invadido otros órganos o es demasiado grande se recomienda un tratamiento con quimioterapia o radioterapia.

 ¿Cómo puedo prevenirlo?

-Limitar la exposición al sol y tratar de que los paseos sean antes de las 10:00 a.m. y después de las 4:00 p.m., ya que estas son las horas donde los rayos UV son menores y menos agresivos
-En perros de pelo corto y claro usar bloqueador solar resistente al agua especialmente en extremidades, nariz y orejas
-Manejar una buena alimentación
-Mantener a la mascota bien hidratada
-Hay que aprovechar momentos como el baño y el cepillado para palpar el cuerpo de la mascota y fijarse si hay alguna masa extraña

Recuerda

Ante cualquier sospecha o signo de alarma no dude en acudir a su médico veterinario para hacer un diagnóstico a tiempo y un manejo adecuado de la enfermedad, recuerde que este es la persona adecuada para tratarla.

Claudia Seguro
Auxiliar de peluquería Kanú El Tesoro
www.kanu.pet

 

 

Author