La conjuntivitis en perros y gatos es un motivo de consulta que a diario recibimos en nuestros consultorios. Esto para entenderlo un poco mejor se traduce cuando la membrana conjuntiva que recubre la parte blanca del ojo y el interior de los párpados se inflaman. Cuando ésta se irrita, se muestra enrojecida y provoca picazón, ardor y lagrimeo constante.

Sus causas pueden ser múltiples, entre ellas:
  • Bacteriana
  • Viral
  • Traumática
  • Presencia cuerpo extraño
  • Alergias
  • Genéticas y/o degenerativas

Los síntomas iniciales que notará en una mascota con conjuntivitis son inicialmente un enrojecimiento de la conjuntiva. Esto es porque el organismo se esfuerza en llevar más sangre a la zona afectada.

El lagrimeo será más abundante  y constante debido a que el ojo aumenta su producción de lágrima para que actúe como lubricante y limpie la zona afectada esto funciona como un mecanismo de defensa propio. Adicional, algunos pueden presentar secreción mucopurulenta, lo que indica que hay un proceso activo de infección.

Si bien la conjuntivitis es una enfermedad que puede afectar a cualquier tipo de animal, inclusive a las personas. Existen algunas raza que tienen mayor predisposición a que esto ocurra, principalmente debido a la posición en que se encuentran ubicados los globos oculares (ojos).

Entre ellas tenemos perros bulldog, boston terrier, pug, cocker spaniel, springer spaniel y gatos como los persas.

Si tu mascota presenta alguno de estos síntomas, la recomendación siempre va a ser consultar de inmediato con tu Médico Veterinario de confianza. Puesto que en muchas ocasiones automedicamos a las mascotas y podemos agravar los cuadros de conjuntivitis, inclusive lacerando la córnea del ojo, ya que muchas veces se utilizan productos que pueden inflamar más y generar la ulceración.

“Los ojos de un animal son la ventana del estado de su salud”

Juan Manuel Grisales
Médico Veterinario Kanú Viva Palmas
www.kanu.pet

Author