Son dos pequeños sacos que están situados lateralmente al ano de las mascotas, en perros y gatos. Tiene como función la producción de un líquido oleoso de color amarillo, que ayuda a lubricar la materia fecal para tener una mejor deposición, marcaje de territorio y reconocimiento interespecie.

En algunas ocasiones por emociones fuertes como:

Miedo, ansiedad o rabia suele haber expulsión de este líquido y podemos darnos cuenta por su característico y fuerte olor.

¿Cuándo presentan estos  problemas?

Estas pueden estar susceptibles a procesos inflamatorios, infecciosos y cancerígenos, produciendo signos como aumento de tamaño, picazón, enrojecimiento y dolor, los cuales pueden incomodar bastante a nuestras mascotas.

Síntomas
  • Lamido de la zona con más frecuencia y frotar su ano contra el suelo
  • Falta de apetito
  • Fiebre
  • Decaimiento
  • Lamento
Prevención y Cuidados

Lo más recomendable para nuestras mascotas es NO estimular la zona realizando un drenaje sin necesitarlo.

Cuando se presente impactación (que no haya un vaciado adecuado) principalmente en perros adultos mayores. Se debe realizar el drenaje por un Medico Veterinario.

Cómo drenar las glándulas:

  • Antes de realizarle el baño se puede realizar el drenaje, se recomienda para mayor higiene utilizar guantes quirúrgicos.
  • Al momento de realizar, estar seguros de que la mascota no tendrá una reacción agresiva, utilizar el bozal es una buena herramienta.
  • Si se presenta algún inconveniente en el proceso es mejor visitar al Médico Veterinario.

Para evitar posibles trastornos en las glándulas perianales, te damos las siguientes recomendaciones:

  • Si notamos que nuestra mascota presenta molestias en dicha zona como: se lamen muy frecuentemente, olor fuerte y excesivo y si presentan molestias al defecar; debemos acudir de inmediato con un Médico Veterinario.
  • Darles un alimentación sana y balanceada.
  • Los chequeos siempre son muy importantes. Regularmente llevarlo a revisión para evitar posibles molestias y enfermedades.

Se debe inspeccionar ocasionalmente la zona anal, verificando que no haya presencia de estos signos. De ser así, debe ser llevado donde su Médico Veterinario de confianza.

Laura Vanegas
Peluquería Kanú Florida
www.kanu.pet

Author