Nuestras mascotas sufren de patologías o enfermedades que a veces creemos no son posibles, o que solo pueden afectar a los seres humanos; en ocasiones no les prestamos la atención que requieren y debido a esto pueden presentarse patologías muy fuertes.

En este caso hablaremos de la incontinencia urinaria en mascotas.

¿Qué es?

La incontinencia urinaria se define básicamente como la salida de orina involuntaria de la vejiga, en este tipo de proceso se produce un goteo de orina constante en la mascota; siendo imposible para ella el control de la micción. Se puede evidenciar porque parecerá que la mascota esta orinando en lugares donde antes no lo hacía; algo completamente inhabitual, que puede ser generado por diferentes causas, entre las enfermedades y procesos que la pueden causar se encuentra:

  • Incontinencia en machos y hembras que han sido castrados; sin embargo ésta es temporal, mientras la mascota aprende nuevamente a controlar músculos de la vejiga.
  • Vejez, el control de músculos de la vejiga se irá disminuyendo a medida que el paciente entre en una edad geriátrica y estará relacionado también a patologías tales como: enfermedad prostática, fistulas ureterovaginales, neoplasias vesicales, cistitis, masas pélvicas entre otras.
  • Daño del nervio pudendo, encargado de inervación muscular para el control del esfínter.
  • Cambios hormonales.
  • Infecciones del tracto urinario, obstrucciones parciales o cálculos renales.
  • Lesiones en la medula ósea.
  • Enfermedades metabólicas como diabetes mellitus o alteraciones de la glándula adrenal.
  • Obesidad.

Generalmente este tipo de signo, perdida de orina involuntaria puede estar acompañado también por lamidos excesivos de la zona genital; estará humedecida el área que va desde el abdomen hasta los miembros posteriores; enrojecimiento en zonas alrededor del pene y vulva; además de pequeños charcos de orina donde el can este habitualmente, camas, juguetes, mantas entre otros.

El Médico Veterinario tratante podrá ordenar exámenes con el fin de encontrar el origen de la patología en cuestión como parciales de orina, ecografías, radiografías y demás que puedan ayudarnos al diagnóstico definitivo. Hay medicaciones específicas que nos pueden ayudar a fortalecer el cierre del esfínter uretral como fenilpropanolamina, sin embargo todo estará sujeto al clínico tratante.

La salud de nuestras mascotas es vital para su bienestar; cuidarlos amarlos y respetarlos será la clave para que siempre gocen de felicidad; por eso estar atentos a sus necesidades es una prioridad.

Héctor Eduardo Millan Rodríguez
Médico Veterinario – Kanú El Tesoro
www.kanu.pet

Author