La toxoplasmosis y el embarazo

Esta es una enfermedad infecciosa ocasionada por el protozoo Toxoplasma Gondii. Este es un parásito que puede vivir dentro de las células de los animales, sobre todo en los gatos, animales de granja y en los seres humanos.

El gato generalmente adquiere la enfermedad cuando es muy joven (entre los 2 y 4 meses), debido a que en ese momento comienza a consumir carne cruda suministrada por su propietario o a cazar presas.

Habitualmente es trasmitida del animal al ser humano. El gato es el hospedador final de la enfermedad, pero no es la única fuente de transmisión, además no todos los gatos son candidatos a portar el parásito.

La vía de infección más común, es la ingesta de carne infectada con el parásito, que esté cruda o que no se haya cocinado lo suficiente. También es importante lavar muy bien frutas y verduras antes de consumirlas; de igual importancia hay que usar guantes cuando se vaya a retirar las heces y lavar las areneras.

La toxoplasmosis es una condición asintomática en la mayoría de los gatos, por lo tanto es muy difícil darnos cuenta a simple vista si padecen dicha enfermedad. Es necesario hacer un análisis de heces.

Tratamiento

Esta enfermedad se debe tratar con antiparasitarios, quimioprotectores, antibióticos y antifúngicos, tales como :

  • Primetamina
  • Sulfadiazina
  • Acido fólico
  • Trimetoprim sulfametoxazol
  • Clotrimazol tableta 100 ml
Toxoplasmosis en mujeres embarazadas

En las mujeres embarazadas y las personas con sistemas inmunes débiles como las personas de edad y los niños, la infección puede causar problemas de salud graves.

El gran peligro de la toxoplasmosis es cuando afecta a la mujer en embarazo, especialmente cuando se adquiere en los primeros meses de gestación, por la posibilidad de que la enfermedad llegue al bebé. Las consecuencias pueden llegar a ser fatales, ya que se puede producir un aborto natural o la muerte del feto.

La mayoría de los niños que son infectados mientras están en el útero no presentan síntomas al nacer, pero pueden desarrollarlos a lo largo de su vida. Un pequeño porcentaje sufre problemas oculares graves o daños cerebrales.

Es erróneo cuando en algunas ocasiones los médicos sugieren a las pacientes embarazadas que si tienen gatos como mascotas deben alejarlos, ya que el ciclo de trasmisión a los humanos también puede ser por  la ingesta de alimentos crudos o mal cocidos.

Si sabes que estas en embarazo y ya te hiciste tu examen para la toxoplasmosis debes evitar consumir:

  • Leche sin pasteurizar de vaca y cabra
  • Alimento ahumados (salmón, trucha)
  • Alimentos curados (embutidos)

También debes tener en cuenta no hacer trabajo de jardinería o limpiar la caja de arena.

Daniela Ocampo Lopera
Auxiliar Veterinaria –  Administradora  Puerta del norte
www.kanu.pet

 

Author