La cinofobia es el miedo irracional a los perros, hay distintas manifestaciones de este trastorno; se puede temer a todos los perros sin importar su tamaño, color o raza; o por el contrario tener un miedo particular a perros de determinadas características.

Síntomas de la cinofobia

Cuando existe esta fobia las personas sienten ansiedad extrema cuando están cerca de un perro o cuando piensan en encontrárselo. Los principales síntomas son:

  • Latido acelerado del corazón
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración excesiva
  • Sequedad en la boca
  • Tensión en los músculos
  • Angustia
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
Tratamiento de la cinofobia

La cinofobia puede crear un enorme malestar; y más teniendo en cuenta que los perros son animales que conviven con los humanos y con los que es frecuente cruzarse en cualquier lugar. Por suerte, como cualquier tipo de fobia, se puede superar.

Para esta fobia, como otros trastornos fóbicos, la alternativa para intentar
controlarla es la terapia psicológica:

Una de las terapias más usadas es la terapia de exposición gradual, consiste
en enfrentarse gradualmente a situaciones que representen un mayor grado de dificultad en cuanto a la fobia, en este caso, a los perros. Se le anima a la persona a que lleve a cabo conductas positivas como acercarse y acariciar a un perro; esto en combinación con técnicas de relajación y respiración (yoga, meditación, mindfulness, etc.) llevadas a cabo de forma previa.

Últimamente se han desarrollado aplicaciones y dispositivos tecnológicos que permiten exponer al paciente a los perros a través de realidad virtual dando muy buenos resultados.

La terapia cognitivo-conductual también se ha mostrado efectiva en estos casos. Esta busca cambiar los patrones de pensamiento de los afectados, que tienen una percepción distorsionada del peligro que supone un perro.

Se usa el método de desensibilización sistemática. Esta técnica está diseñada para ayudar a eliminar el miedo de manera gradual y fomentar habilidades de afrontamiento más útiles.

Si conoces a alguien con Cinofobia, dale animo. Infórmale que puede superarlo, solo necesita algo de paciencia, esfuerzo y capacidad de superación; así llegará a amar a esos peluditos tanto como tú y yo.

Diana Caro Urán
Coordinadora Gestión Humana
www.kanu.pet

Author