Muchas veces, al acercarse las épocas de fiestas, comenzamos a quedarnos
sin ideas sobre qué regalar a nuestros seres queridos, y es ahí cuando muchas personas comienzan a pensar en un regalo inesperado o sorprender con algo especial.

Muchos deciden comprar mascotas para obsequiar durante la navidad, sobre todo a los niños pequeños, y si bien, para los niños crecer con una mascota trae muchos beneficios, es algo que debe pensarse con mucha
responsabilidad.

Generalmente estas mascotas son obsequiadas cuando tienen muy pocos
meses de vida, lo que los hace ideales para cualquier persona, pues sus
requerimientos no son muchos y su ternura es única.

Pero los cachorros crecen, y con esto llegan las complicaciones en el hogar,
pues todos sabemos que les gusta morder, arañar, sacar los objetos de su
lugar y hacer sus necesidades por toda la casa. Ver: “Enseñanza de cachorros, una tarea de paciencia y amor 

A esto podemos sumarle, que muchas personas que reciben una mascota
como regalo de navidad, viven en apartamentos pequeños, o viven solos y
pasan todo el día por fuera, por esto les es imposible cuidar de la mascota.

Es ahí cuando muchos se cansan de “su regalo de navidad” y simplemente
deciden obsequiarlo a alguien más o en el peor de los casos, dejar a su
mascota abandonada en la calle.

Entre los meses de abril y mayo se reporta un incremento en las fundaciones para animales del 43% de perros abandonados y un 40% de gatos; estos son los meses en que un cachorro obsequiado en diciembre alcanza la edad en la que comienza a ser más activo y por ello a destruir algunos objetos en casa.

Es importante concientizarnos que una mascota no es un juguete o peluche
que se pueda regalar simplemente cuando dejó de gustarnos; es un ser vivo,
que como todos, necesita de nuestro amor, cuidado y paciencia; esto debe
ser para toda la vida y no solo por unos meses.

Es por esto que al momento de regalar una mascota, la persona debe ser
consiente de que quien la recibe, está totalmente dispuesta a brindarle un hogar para toda la vida y que cuenta con las condiciones óptimas para tenerlo en casa.

Los animales no son regalos, y la decisión de tenerlos en casa debe ser
planificada entre toda la familia, ya que implica un cambio de rutina para todos, es por esto que regalarlos en navidad simplemente por dar un obsequio “especial” no es una opción que deberíamos considerar.

Recuerda que una mascota es más que un regalo de navidad, y que tenerlo en casa es una decisión que debe pensarse bien, incluso después de las fiestas.

Luisa Taborda
Diseñadora gráfica kanu.pet
www.kanu.pet

Author