Es normal que a nuestro gato se le caiga el pelo; especialmente si es de una raza con manto largo y espeso. A menudo podemos encontrar un poco de su pelo en nuestros muebles, camas, alfombras o incluso en la ropa. Pero si observas que a tu felino se le cae más de lo habitual, si presenta zonas con menos pelaje o tiene partes calvas, éstas pueden ser algunas de las razones por las cuales ocurre:

La muda

Es un proceso natural que les sucede principalmente a los gatos que viven en lugares donde hay estaciones climáticas y que tienen contacto con el exterior. En primavera y otoño, ellos renuevan su pelaje para adaptarse tanto a las temperaturas cálidas como a las frías. Esto también pasa con los felinos caseros pero no suele ser tan notorio, ya que no sienten la necesidad de acondicionarse al medio.

Es recomendable cepillar el pelo de tu gato mínimo 3 veces por semana para que puedas eliminar el pelo muerto.

Las pulgas

Es una de las primeras causas que debemos descartar, pues muchos de nuestros gatos son alérgicos a ellas. Por lo que una sola picadura les puede generar mucha comezón que los haga lamerse y mordisquearse constantemente, generando la aparición de secciones calvas.

En este caso debes administrarle pastillas o pipetas que ayuden a eliminar y prevenir este tipo de parásitos.

Una nutrición inadecuada

Debido a que su pelo está formado en un 99% de proteína, las dietas ricas en ésta hacen que nuestro felino pueda tener un pelaje más sano y fuerte.

Es importante que le proporciones una proteína de buena calidad que le ayude a prevenir su caída. Además puedes administrarle un suplemento que contenga omega 3 y 6 que mejorarán la salud de su pelo.


El estrés

Aunque la mayoría de nuestros gatos son seres independientes, son muy
sensibles a los cambios de su entorno; ya que se inquietan ante situaciones que puedan amenazar la disponibilidad de sus recursos tales como la llegada o partida de otro animal o persona, el cambio de su concentrado o arena, el mudarse de casa o cambiar los muebles de lugar, los ruidos excesivos, etc. Para desestresarse pueden comenzar a acicalarse con mucha frecuencia, lo que ocasiona la caída excesiva del pelo en algunas zonas del cuerpo.

Puedes administrarle bajo supervisión de tu veterinario ya sea gotas, tabletas, galletas, gomitas, etc., que lo ayuden a disminuir el nivel de estrés. Pero lo más importante es identificar la causa del problema para que puedas erradicarla.

Alergias a parásitos externos

En algunos casos la pérdida del pelaje de nuestro felino puede ser ocasionada por la presencia de hongos, bacterias o ácaros en la piel que le generan rojeces, resequedad, descamación, mucha picazón, etc. Esto hace que se lama y muerda con frecuencia, por lo que aparecen segmentos.

En este caso, tu veterinario identificará el tipo de parásito con ayudas diagnósticas y te recomendará el mejor tratamiento.

Otras causas
  • Presencia de parásitos intestinales que impidan una correcta nutrición.
  • Abscesos debajo de la piel a causa de peleas o dolor en las articulaciones que hacen que nuestro gato se lama para aliviar el dolor.
  • Alergias alimentarias o a sustancias ambientales como el polen o los ácaros del polvo.
  • Felinos de edad avanzada que requieren una mejor alimentación.

Ante cualquier duda, lo mejor es que acudas de inmediato a un Veterinario de confianza para que examine a tu felino y por medio de ayudas diagnósticas como raspados y cultivos de piel, test de alergias, análisis de sangre, etc., identifique la causa de la caída de su pelo. De esta manera te recomendará un tratamiento adecuado para eliminar o controlar el problema.

Recuerda que una adecuada alimentación y desparasitación interna y externa, acompañados de un cepillado regular. Ayudarán a tu gato a mantener un pelaje más sano y fuerte.

Laura Cristina Ortiz
Auxiliar Veterinaria Kanú Florida
www.kanu.pet

Author