Dicen que lo único mejor que tener una mascota, es tener dos, ¿pero es esto cierto? Son múltiples los beneficios que trae tener 2 mascotas en casa, tanto para la familia como para ambos peluditos; pero al momento de introducir este nuevo integrante ¿cómo debemos hacerlo? El proceso con los perros puede resultar un poco más fácil, con los gatos son varios factores que debemos de tener cuenta y así garantizar el bienestar de todos en casa.

Presentación

La introducción NUNCA debe hacerse de forma directa, primero debemos hacer una presentación.

La presentación consta de que cada gato pueda identificar el olor del otro sin verse físicamente. Vamos a tener una habitación diferente para nuestro nuevo gato, allí tendrá a su disposición todo lo necesario como: agua, comida, juguetes y caja de arena. Nuestro primer gato empezará a sentir el nuevo olor presente en casa y quizás empiece a olfatear la habitación donde está nuestro nuevo gato, no te preocupes si alguna maulla o presenta comportamientos un poco extraños, ten la seguridad de que estás haciendo todo bien. Este proceso concluye cuando ninguno de los dos gatos le gruñe o maulla de forma agresiva hacia el otro; duración mínima de 2 a 3 días.

Socialización e identificación

Luego de completar el proceso de presentación, podemos iniciar con la socialización. Lo primero que vamos a hacer es entrar en el cuarto donde está nuestro nuevo gato y a través de del espacio que queda entre el piso y la puerta del cuarto vamos a deslizar algunas galletas o alimento seco, de está forma el gato que está fuera de la habitación empezará a asociar el olor del otro con un estímulo positivo; también debemos realizar esta actividad de forma contraria, es decir, del exterior del cuarto hacia el interior del mismo.

Cuando las dos mascotas, han relacionado este estímulo de snacks y/o comida con el olor del otro gato, podemos dejar salir el nuevo gato del cuarto; es muy importante que supervises sus comportamientos y no dejarlos mucho tiempo juntos, puedes empezar con 1 hora, luego 2, luego media tarde y si durante este tiempo no ocurre ninguna alteración por parte de las mascotas, podrás dejar que ambos estén juntos en casa.

Objetos en casa

Los gatos son mascotas muy independientes, con personalidades muy diferentes y marcadas entre ellos, es por esto que pueden alterarse fácilmente. Recuerda que al tener más de un gato en casa debes de tener el mismo número de cajas de arenas que de gatos (en este caso 2), tener varios juguetes, rascadores y dispensadores de agua. En ocasiones se recomienda tener difusores de olores con feromonas o fragancias específicas anti estrés; todas estas cosas serán un plus para que la convivencia en casa sea ideal.

Una relación natural y verdadera

Cuando tenemos más de una mascota en casa soñamos con que ambos compartan todo, verlos dormir juntos, jugar durante varias horas al día y ser la compañía ideal para el otro. Pero debemos ser conscientes que estos comportamientos no siempre se presentan, hay gatos que viven juntos pero nunca juegan o duermen juntos; nunca bajo ninguna circunstancia los obligues a hacer algo que no quieren; si un gato está dormido en un lugar no lo obligues a estar junto al otro, tampoco los juntes o cargues uno al lado del otro. Estos comportamientos ocasionan todo lo contrario, cada gato se enfrentará al otro y lo relacionará con momentos incómodos o de rabia.

Deja que la relación entre ambos fluya de forma natural, ya veras como en un tiempo van a ser una gran compañía para el otro.

Daniela Tobón
Coordinadora de comunicaciones digitales
www.kanu.pet

Author