Se define como la evacuación forzada del contenido del estómago. Es causada por una señal que se origina en una parte del cerebro conocido como centro del vómito.

Los vómitos se desarrollaron inicialmente para ayudar a salvar a los animales del envenenamiento o intoxicación.

Causas del vómito

Las enfermedades estomacales o intestinales primarias que pueden llegar a causar vomito son:

  • Parásitos.
  • Toxinas.
  • Cuerpos extraños.
  • Alimentos en descomposición.
  • Alergias alimentarias.
  • Úlceras estomacales.
  • Enfermedad intestinal inflamatoria.
  • Cáncer.

Los trastornos secundarios o no estomacales que pueden llegar a causar vómitos incluyen:

  • Mareo por movimiento.
  • Enfermedad de la tiroides (en gatos).
  • Pancreatitis.
  • Piómetra (infección uterina).
  • Enfermedad renal o hepática.
  • Parvovirus canino o moquillo.
  • Virus de la panleucopenia felina.

Antes de tratar de establecer la causa del vómito, es muy importante diferenciar varios términos que pueden ser mal interpretados.

Diagnósticos diferenciales
  • REGURGITACION: Es la devolución de comida, saliva o agua, desde la faringe o el esófago. Generalmente se asocia a un padecimiento esofágico y se da de forma repetida. El alimento regurgitado no está digerido y en ocasiones conserva la forma cilíndrica del esófago. Usualmente es un acto pasivo, que no involucra los músculos abdominales ni presenta episodios de nauseas.
  • EXPECTORACIÓN: Acción por la cual se arrancan y arrojan por la boca flemas y secreciones que se depositan en la faringe, la laringe, la tráquea o los bronquios. Si la expectoración se vuelve muy repetitiva puede desencadenar vómitos que no necesariamente están asociados a patologías del tracto digestivo.
¿Cómo se diagnostica la causa de los vómitos?

El Veterinario le realizará una serie de preguntas con respecto al tiempo que lleva con la condición, si hay pérdida de peso, conducta del apetito, y la hora de los vómitos en relación con las comidas. Realizará un examen físico para determinar si hay dolor en el abdomen, deshidratación u otras anormalidades. También puede que le recomienden realizar exámenes de sangre, heces y orina. En casos más severos puede ser necesario realizar radiografía, ecografía abdominal o endoscopia.

¿Cómo se trata el vómito?

La deshidratación por vómitos prolongados debe ser atendida de inmediato, pudiendo llegar a ser necesario hospitalizar a la mascota para hacer la debida reposición de líquidos y minerales mientras se llega a un diagnóstico.

¿Cómo se puede prevenir el vómito?

Si su mascota vomita una vez, retire los alimentos y el agua durante unas horas. Si continua vomitando aún sin tener nada qué comer o beber, acuda a su Veterinario. Además no permita que su mascota coma hierba, esto es un mito y no le aporta ningún beneficio, de hecho podría contribuir a problemas médicos adicionales.

Lo más importante para nuestras mascotas es brindarles un ambiente seguro, una dieta saludable, atención veterinaria de rutina, análisis sanguíneos preventivos que de seguro harán mucho para prevenir los vómitos y otras tantas patologías que pueden afectar a nuestros fieles amigos.

Daniela Quintero
Auxiliar Veterinario – Kanú Éxito El Poblado
www.kanu.pet

Author